HISTORIA DEL ALOE VERA

El aloe vera siempre ha sido una plante que durante siglos se conoce por sus propiedades para la salud, utilizándola como remedio medicinal o para uso cosmético. El nombre aloe vera deriva de la planta árabe "alloeh" que significa sustancia amarga brillante, mientras que "vera" en latín significa (verdadero).

Las primeras noticias sobre el aloe se realizaron hace 6000 años en Egipto. Se consideraba una planta cuya pulpa proporcionaba belleza, salud e inmortalidad. Cleópatra y Nefertiti la utilizaban en sus cuidados de belleza. El uso del aloe era considerado como el afán por la belleza corporal. Utilizaban el aloe para embalsamar los cadáveres por su efecto bactericida y fungicida, se pensaban que al impedir la descomposición del cuerpo se alcanzaría la vida eterna

Los Arabes expandieron el cultivo de aloe por toda Europa y empezaron a comercializarlo por las zonas del mediterráneo. De sus hojas extraían el gel utilizando un procedimiento con presas de madera o pisándolas como la uva. Una vez hecho el proceso eran metidas en bolsas de piel de cabra y se secaban al sol hasta que quedaba reducido en polvo. Así era mucho más fácil su exportación.

En la antigua Grecia se utilizaba por sus propiedades curativas. Hipócrates, en uno de sus tratados, describía el aloe como un buen anticuada, la curación de tumores o un buen alivio digestivo. Dicen que Alejandro Magno fue herido por una flecha y un sacerdote enviado por Aristoteles mandó preparar para el un ungüento a base de aloe y su herida se curo en pocos días. Cuentan que por este suceso quiso conquistar la isla de Socotra, conocida por la abundancia del cultivo de aloe y así se aseguraba provisión permanente de esta planta para curar a sus guerreros.

Los chinos la consideraban muy útil para las infecciones, quemaduras, úlceras e inflamaciones de la piel.

Los japoneses la cultivan de muchas maneras y la usan de diversas formas y en gran cantidad de cosméticos. En las quemaduras producidas por las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki los resultados fueron espectaculares por la función altamente regeneradora.


Durante la segunda guerra mundial, las propiedades regeneradoras y cicatrizantes del aloe fueron re descubiertas tras varios siglos de permanencia en el olvido por el desarrollo de la industria farmacéutica y de la farmacología moderna

El aloe vera ha sido una planta que a lo largo de los siglos a ofrecido numerosos beneficios para la salud y la belleza.